627

CONSEJOS SALUDABLES

Planes

Disminuye el dolor luego de hacer ejercicio

Al hacer ejercicio tus músculos empiezan a fortalecerse, esto puede generar dolor cuando estás iniciando con tu rutina, pero no es algo que deba preocupar. Si deseas saber cómo manejarlo y disminuirlo no dejes de leer.

Si bien es cierto que los dolores musculares son más frecuentes cuando inicias una rutina de ejercicios, o cuando la finalizas, la sensación que experimentas no es otra que pequeños micro desgarres en las fibras musculares debido al acumulamiento de toxinas que en la gran mayoría de casos impide una mejor flexibilidad.

 

Cuando realizas rutinas los músculos acumulan ácido láctico, y aunque erróneamente se cree que este quema a los mismos, lo que en realidad sucede es una producción de combustible, el cual se absorbe por las mitocondrias en el cuerpo. Sin embargo, esto no quiere decir que debas aguantar el dolor y esperar hasta que se te pase para que puedas retomar nuevamente tu entrenamiento físico.

 

En esta nota te daremos a conocer algunos tips importantes que puedes aplicar en tu hogar para que el dolor disminuya, tu músculo se recupere más rápido. Aún así, recuerde que sobre esforzar el cuerpo algunas veces puede ser contraproducente y ocasionar algunas lesiones, lo más importante es que no sobrepases tus límites en el afán de obtener resultados rápidos, lo que siempre recomendamos es ser muy disciplinados, ayudarte con una excelente alimentación y jamás olvidar tus propósitos.

 

Dejando a un lado la clase de biología, lo realmente importante es descubrir la forma de evitar y disminuir el dolor post entrenamiento deportivo, sintiéndote mejor y regresando con más energía a Hard Body. Llevar a cabo estos hábitos no solo te permitirá que tu cuerpo no sufra después de tu actividad física, sino que podrás continuar hasta que tu cuerpo se vaya adaptando. Cabe resaltar que no siempre debe doler, el dolor no es sinónimo de que tus músculos si sintieron el ejercicio, esto sucede mientras vas adquiriendo fortaleza, resistencia y adquieres fuerza.

 

Hábitos sencillos para aliviar el dolor muscular

 

Un baño con agua caliente por 10 minutos te ayudará a desinflamar los músculos y las articulaciones utilizadas al límite en tu entrenamiento, de esa manera evitarás los efectos secundarios que puedas tener. La idea es que antes de salir del baño te apliques un choque de agua congelada, esto también será de gran ayuda, sin embargo, primero hazlo con agua bien caliente.

 

Utilizar frío alternando con calor, es una buena técnica para evitar lesiones. Cuando desinflamas con frío e inmediatamente utilizas calor permites que la sangre fluya, brindándole a tu cuerpo una sensación de bienestar complementando correctamente tu rutina.

 

Estira dos veces al día, los estudios demuestran que estirar los músculos después de 12 horas de tu rutina de ejercicio aumenta el flujo sanguíneo y permite que el dolor disminuya significativamente. El estiramiento es imprescindible para que tu estés listo 48 horas después para trabajar el mismo grupo muscular. Incluso, es recomendable estirar siempre antes y después de cada rutina, también te ayuda a la postura, adquirir flexibilidad y mejorar tus ejercicios.

 

Hidrátate muy bien, recuerda que el agua ayuda a relajar las articulaciones y a transportar nutrientes para crear energía. Sin líquido, el cuerpo tendría dificultades para dar su mejor esfuerzo y obtener increíbles resultados. El mejor método para que tus músculos se recuperen es hidratarte muy bien diariamente, algunos expertos aseguran que esto implica 1 litro por 20 kilos.

 

Consejos para prevenir el dolor muscular

 

• Mantente dentro de tus límites: muchas veces con el objetivo de obtener resultados más rápidos erramos en exigirle mucho a nuestro cuerpo, hacer más ejercicio del recomendado o levantar peso que puede terminar lesionándonos. Lo mejor que puedes hacer es ser paciente, avanzar de manera progresiva y aumentar la intensidad conforme vas adquiriendo mayor fuerza y resistencia.• Utiliza técnicas adecuadas: aunque no lo creas, la técnica es uno de los aspectos que más debes cuidar en el momento de ejercitarte, de esto depende que no sufras alguna lesión posteriormente. En caso de descuidar las posturas, puedes lastimarte tus huesos o músculos. Asegúrate de que algún entrenador en los gimnasios en Bogotá de Hard Body te explique y salgas de cualquier duda.

 

• Deja descansar tu grupo muscular: puedes hacer descanso limitado o más ligero, por ejemplo, si estas agotado de haber recorrido algunos kilómetros o haber hecho sentadillas, hacer caminatas ligeras en los próximos días puede ayudar. Es mejor evitar el descanso completo y la inmovilización, esto puede hacer que tus músculos se resientan más al no tener movimiento.

 

• Ponte en contacto con tu médico o busca atención profesional si: el dolor dura más de una semana, es insoportable y te impide moverte, el dolor empeora, causa dificultad para respirar, notas enrojecimiento, hinchazón o calor en los músculos o sientes dolor intenso en la articulación

 

¡Es normal que haya dolor en los músculos!

 

Conforme tu cuerpo se vaya volviendo más fuerte podrás trabajar con más intensidad. Sin embargo, mientras esto sucede debes asegurarte de cuidar tus músculos, tendones y articulaciones. Analiza muy bien el tipo de dolor, pues cuando se presentan cerca de la articulación podría estarse tratando de una lesión grave. De lo contrario, sigue las recomendaciones anteriores y verás cómo tu cuerpo te lo agradecerá.