667

CONSEJOS SALUDABLES

Planes

Hidratación en la actividad física

La hidratación es un aspecto muy importante que no debes descuidar durante los entrenamientos debido a que ayuda a mantener un buen estado físico y a recuperar a tu cuerpo durante y después del ejercicio. A continuación, te mencionamos más detalles.

La hidratación, antes, durante y después de las rutinas es vital, hoy por hoy, los expertos aseguran que es una herramienta básica y necesaria que proporciona salud y mejora los resultados deseados durante el entrenamiento. Cabe resaltar que el 70 por ciento de nuestro cuerpo está compuesto por agua, por consiguiente es necesario que exista un balance entre el líquido perdido y el líquido que vamos a ingerir mientras realizamos la actividad física.

 

La práctica física conlleva un aumento de la sudoración y por lo tanto una necesidad del organismo para ingerir más agua. Para un adulto, la ingesta de agua recomendada en condiciones normales es de alrededor 2 litros diarios y durante el ejercicio 500 ml. No obstante, esta cantidad puede ser superior en caso que tenga un entrenamiento físico de alto rendimiento.

 

En casos donde son personas que hacen rutinas para adelgazar, se les recomienda dos litros y medio de agua durante todo el día. Sin embargo, no podemos olvidar que las necesidades hídricas pueden variar en cada individuo de acuerdo a factores como la edad, el sexo, la intensidad y duración de su ejercicio, las altas temperaturas y la humedad del lugar donde estés.

 

Importancia del agua en el organismo

 

Muchas veces nos preguntamos en qué radica la importancia de la hidratación en nuestro organismo cuando hacemos ejercicio y cuando no. Y radica básicamente en las necesidades básicas del cuerpo y la búsqueda del equilibrio idóneo del funcionamiento del cuerpo. Por ese motivo, cuando no se repone el líquido después de una actividad física o de deporte, es posible llegar a un estado de deshidratación que puede ocasionar efectos secundarios, no solo relacionados con la disminución del rendimiento físico, sino con nuestra propia salud.

 

Mantener hábitos y pautas de hidratación adecuadas es imprescindible. Cabe resaltar que facilita el transporte de nutrientes, vitaminas y minerales por el organismo; activa las enzimas esenciales para suministrar la energía que tu cuerpo necesita; favorece la eliminación de impurezas y toxinas, así como de grasa; lubrica y proporciona soporte e hidratación a los tejidos y articulaciones.

 

Muchos suelen preguntarse puntualmente: ¿para qué sirve hidratarme cuando hago ejercicio? Y es debido a que durante el ejercicio se retrasa la fatiga, y se produce alta sudoración, y el agua, ayuda a la regulación de la temperatura corporal, oxígeno al cuerpo, así como la posibilidad de obtener un rendimiento óptimo en la rutina para adelgazar, previniendo también que te descompenses.

 

Hidratación

 

Beneficios de mantenerse hidratado

 

Los beneficios de la hidratación según lo plantea la medicina deportiva son diversos y radican principalmente en proporcionar al agua lo que necesita para lograr mayor resistencia, mejor recuperación muscular y que el cuerpo recupere el agua que pierde mientras tiene ejercicio físico.

 

• Permitir que la sangre fluya hacia la piel, optimizando el proceso de disipación del calor, evitando su excesiva acumulación en nuestro cuerpo.

 

• Facilita el equilibrio del volumen de líquidos y electrolitos para tener mayor resistencia.

 

• Contribuye a minimizar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

 

• Mejora la digestión y previene el estreñimiento.

 

• Previene la deshidratación, ya que cuando se está ejercitando el cuerpo tiene mayor sudoración y esto hace que se pierda la proporción del agua en el cuerpo.

 

• Evita síntomas como náuseas o calambres después de la rutina. Sin embargo, cabe resaltar que el estiramiento y el consumo de potasio es imprescindible.

 

Recomendaciones para mantenerse hidratado

 

De acuerdo al Instituto de Investigación Agua y Salud, es recomendable, para obtener un buen rendimiento físico, mantener un equilibrio hídrico constante mientras realizas rutinas de gimnasio que te exigen lo suficiente como tener una activación cardiovascular significativa. Esto sucede cuando tu actividad dura de 20 minutos en adelante.

 

Si no quieres cansarte muy rápido y garantizar mayor resistencia, los expertos sugieren tomar 500 ml 1 o 2 horas previas de ejercitarte, durante la actividad física beber 200 o 300 ml cada 15 o 20 minutos, y después por lo menos 600ml o el 150% asociado a la pérdida de peso en la activación cardiovascular.

 

Si vas a gimnasios en Bogotá o practicas tu entrenamiento físico al aire libre, siempre debes asegurarte de llevar contigo agua para que te hidrates en todo momento, la idea es que lo hagas antes, durante y después del ejercicio. Cabe resaltar que la sed es un síntoma tardío de deshidratación, por lo que no debes esperar a tener este signo para tomar agua. Algunos expertos recomiendan beberla entre 10-15º. Mientras estés haciendo tu rutina debes ingerir pequeños sorbos, en el caso de estar bajo una alta frecuencia respiratoria (hiperventilación) es mejor no hidratarte.

 

¡Mantenerte hidratado es la clave del éxito deportivo!