5

¿QUé LE PASA A TU CUERPO DESPUéS DE EJERCITARSE? HARD BODY TE RESPONDE


2017-08-11

¿Sabes qué le pasa a tu cuerpo después de realizar tu rutina de ejercicios? Hard Body te cuenta en la siguiente nota los beneficios de ejercitarte.


mujer ejercitándose en el gimnasio

No cabe duda que el ejercicio brinda diferentes tipos de beneficios para tu salud y bienestar. Además, es una buena opción para aprovechar el tiempo de manera productiva y divertida. Sin embargo, la mayoría de personas que practican una rutina de ejercicios aunque tienen claros los cambios físicos que ocurren al hacer ejercicio como por ejemplo: conseguir más resistencia o aumentar masa muscular, no saben en ocasiones ¿qué pasa luego de realizar ejercicio? y ¿qué le sucede a tu cerebro y estado de ánimo?

 

Somos Hard Body un gimnasio que se preocupa por tu salud y bienestar. Te ofrecemos rutinas para adelgazar, ganar masa muscular, entre otros. Además te contamos todo acerca de los cambios en el cuerpo al hacer ejercicio que le suceden a tu cuerpo y cerebro luego de ejercitarte.

 

El cuerpo y el cerebro se liberan

 

Al hacer ejercicio, el cerebro empieza a trabajar produciendo miles de reacciones químicas.  El entrenamiento deportivo y físico, no sólo quema la grasa y aumenta los músculos, también ayuda en el proceso de atención y concentración. El cual se prolonga más allá del tiempo en el que estás entrenando. Recuerda que la actividad física además de ayudarte a bajar de peso y mantener una buena figura, mejora tu calidad de vida, bienestar y salud.

 

Activaciones que benefician tu cuerpo

 

La activación muscular, pone en marcha una fábrica química de sustancias activas altamente eficaces, ayudando a reducir los niveles de grasa, mejorando el desarrollo y rendimiento muscular. Así mismo, este sistema actúa con una mayor irrigación sanguínea que te asegura un corazón saludable.

 

Cambios positivos

 

Los cambios que se producen en los momentos posteriores a la práctica deportiva, son provocados por la segregación de una serie de hormonas como la testosterona, la adrenalina, el cortisol y las endorfinas. Sustancias que producen un estado transitorio de relajación y que puede durar varias horas según la intensidad del entrenamiento. Estos efectos efímeros crecen a medida que aumenta la frecuencia del deporte. Sin embargo, la clave es que la intensidad del entrenamiento sea la correcta y con una progresión.

 

La actividad física ayuda a combatir las respuestas hormonales y los síntomas de ansiedad pero no se eliminan del todo al igual que la sensación de estrés. A pesar de ello, unos buenos ejercicios para bajar de peso o aumentar músculos, siempre serán una buena opción para tener mejores niveles de relajación y poder afrontar de mejor manera algunas situaciones cotidianas de la vida. 

 

Piel

 

A través de entrenamientos de alta intensidad, la temperatura del cuerpo aumenta, lo que a su vez incrementa la segregación de los vasos sanguíneos y al elevar la fluidez de la sangre la piel se ve más joven, lozana y con mayor luminosidad.

 

Estos son tan sólo algunos de las transformaciones positivas que ocurren en el organismo al realizar ejercicio físico. Como ves se tratan de beneficios únicos para tu sistema que llegan después de una rutina consolidada. Este momento es ideal para la quema de grasa y el aumento de masa muscular, de hecho es uno de los instantes más importantes luego de tu actividad preferida ya que le da el tiempo ideal a tu cuerpo para recuperarse, asimilar los cambios que está experimentando y que tus músculos se sientan más descansados para volver con mayor energía a tu próxima práctica. Ahora, es el momento de aprender qué efectos suceden a partir de la ejercitación constante. 

 

¿Cómo saber que el ejercicio está haciendo efecto?

 

Una manera de motivarte y entender que estás avanzando con cada actividad es analizar los progresos que has alcanzado a lo largo de tu proceso. Luego de cada una de las rutinas de gimnasio que realices puedes tomarte unos minutos para comprender cómo el ejercicio está influyendo en las transformaciones positivas de tu cuerpo y de qué manera tu bienestar físico o mental se ha incrementado. Algunos cambios positivos que puedes identificar son:

 

• Manejas de mejor manera las sobrecargas y dolores: existe una falsa creencia que afirma que cuando hay dolor están presentes los beneficios, pero nada sustenta esta hipótesis. Si bien es importante que escuches a tu cuerpo, también lo es que tu resistencia se optimice de tal manera que ante un ejercicio vigoroso, tú te sientas bien y cada vez con menos incomodidades.

 

• Tu primera rutina la haces sin dificultad: si llega el momento en el cual tu entrenamiento personalizado ya no representa un reto para ti quiere decir que tu organismo ya se acostumbró. En ese caso, es la oportunidad para aumentar la resistencia o la intensidad con el objetivo de marcarte nuevas metas. 

 

• La procrastinación ha disminuido: es normal que un hombre no se sienta motivado con clases de pilates o que una mujer desee menos rutina de pesas. La motivación con cada rutina es muy personal, pero si a pesar de no ser tu preferida, sigues yendo con mucho juicio a cumplir tu plan, vas por buen camino.

 

• Tu energía se mantiene al tope: sentir que tienes toda la disposición para seguir con tu rutina diaria y los demás planes de la semana sin cansancio es una señal excelente de que has alcanzado un logro muy positivo a través del ejercicio. 

 

¿Cómo el ejercicio constante modifica el cuerpo?

 

Cuando el cuerpo experimenta actividades diferentes a las que está habituado, es posible evidenciar los increíbles cambios físicos que nacen a partir de la práctica constante. En este sentido, la liberación de endorfinas que te hacen sentir feliz o la disminución del cortisol que es la encargada de manejar el estrés son una de las formas en las que el cuerpo se modifica a partir del ejercicio, pero además los músculos de cada zona, cuando son trabajados con dedicación y constancia, traen grandes beneficios para tu salud a largo plazo. 

 

Por ejemplo, los músculos de la espalda se fortalecen para disminuir los dolores de espalda o a partir de un entrenamiento constante se puede aumentar la fibra muscular dando como resultado la disminución en el riesgo de infarto o de otros problemas cardiovasculares. Asimismo, se reduce la grasa y en el caso de las mujeres los niveles de estrógenos que pueden ayudar a prevenir el cáncer de mama.

 

Además, tu resistencia pulmonar también crece. Así, lograrás tener mayor capacidad para resistir cada entrenamiento, lo que te ayudará a mantenerte en forma. E incluso podrás mantener una masa ósea saludable por el aumento de presión que se ejerce en los músculos, lo que también contribuye a evitar la osteoporosis. Aquí, tan solo desarrollamos un abrebocas de cada uno de los beneficios que nacen a partir de tu práctica, pero todos ellos crecen con una dedicación constante y un monitoreo de tu estado de salud.

 

En Hard Body podrás encontrar diferentes rutinas para empezar a darle a tu cuerpo el bienestar que necesita, por ejemplo, ejercicios con trx. Visítanos en nuestras diferentes sedes y experimenta todos los beneficios que el ejercicio te brinda durante y después de realizarlo. No olvides la valoración con tu médico o entrenador y sigue sus indicaciones para ver resultados favorables.

 

¡Te esperamos!